¡Una Mascarilla por Trabajador/a a la semana en el Puerta del Mar!

Cartel sobre uso de mascarillas en el Puerta del Mar.

¡LA DIRECCIÓN DEL HOSPITAL PUERTA DEL MAR ENTREGA UNA MASCARILLA A CADA TRABAJADOR/A…PARA UNA SEMANA!

Ante la decisión de la dirección del hospital de facilitar a partir de hoy UNA MASCARILLA quirúrgica a cada trabajador/a para su uso durante UNA SEMANA, desde las Secciones Sindicales de CGT y AUTONOMÍA OBRERA del Hospital Puerta del Mar queremos manifestar públicamente lo que sigue:

Primero. Que la decisión de facilitar mascarillas quirúrgicas a todo el personal del centro debería haberse tomado hace ya bastantes días, desde que el virus circulaba por la comunidad y todas las trabajadoras/es podíamos pasar a convertirnos, en cualquier momento, en portadores y transmisores involuntarios de Covid-19. Si esa directriz (junto a otras) se hubiera impartido con firmeza desde el minuto uno, es muy probable que los posibles casos de transmisión o contactos entre compañeros o de trabajadores/as a pacientes no habría alcanzado las cifras que hoy presenta.  

Segundo. Que, aun siendo mejor que no entregar nada, LA DECISIÓN DE FACILITAR UNA SOLA MASCARILLA POR SEMANA A CADA TRABAJADOR/A NOS PARECE UNA ABSOLUTA TOMADURA DE PELO A TODA LA PLANTILLA DE ESTE CENTRO, que conocemos de sobra la cortísima vida útil de este tipo de materiales y la necesidad de renovarlas, incluso, varias veces a lo largo de una misma jornada de trabajo. La periodicidad semanal que se ha establecido debe cambiarse con urgencia, facilitando su renovación diaria tantas veces como resulte preciso.

Tercero. Que la distribución diaria de mascarillas (al menos, quirúrgicas) debe hacerse acompañar de la orden taxativa de llevarla puesta SIEMPRE QUE SE PERMANEZCA EN EL HOSPITAL. Como ya dijimos en una nota anterior, en la actualidad, con el virus ampliamente extendido en la comunidad todos podemos ser ya portadores de Covid-19 y es imprescindible, por tanto, no sólo que nos protejamos, sino también y sobre todo que protejamos a los demás frente a cualquier posibilidad de ser nosotros mismos transmisores, objetivo, este último, que se alcanza de forma muy notable (al menos, en lo referente a la transmisión aérea) utilizando durante todo el tiempo de trabajo la mascarilla quirúrgica.

Sin embargo, la postura de la dirección no es la descrita, sino que se empeña obstinadamente en limitar de forma constante el uso de mascarillas, como lo acredita el cartel que os adjuntamos y que la dirección reparte todos los días aconsejando que sólo se utilice en determinadas circunstancias y nunca, según ellos, en un ascensor, circulando por los pasillos del hospital, ni tan siquiera tomando muestras sanguíneas o atendiendo pacientes en una consulta. ¡Sin duda, un cartel absolutamente aberrante que urge retirar de la circulación para sustituirlo por otro que imponga el uso obligatorio de mascarilla mientras se permanezca en cualquier dependencia del hospital!

Cuarto. Que, además de ello, y como ya hemos señalado en diversas ocasiones, junto a la distribución diaria de mascarillas también resultan imprescindibles, y deberían haberse emprendido hace días, las siguientes medidas:

  • Distribución generalizada y uso obligatorio de batas desechables entre todo el personal.
  • Instalaciones en todas las unidades, consultas, secretarías, etc. de distribuidores de soluciones antisépticas para manos.
  • Distribución generalizada también de pulverizadores de productos desinfectantes en todas las unidades para su aplicación periódica sobre superficies y materiales. 
  • Y, al mismo tiempo, desarrollo de una política constante de información al personal, tanto sobre la situación diaria en el centro, como sobre la necesidad de realizar un uso conjunto y permanente de todos los elementos y medidas de protección necesarias.

Quinto. Que, como consecuencia, a nuestro juicio, de ese inexplicable retraso en la generalización de los mecanismos de protección y asepsia entre toda la plantilla, uno de los problemas más graves con que estamos enfrentándonos actualmente en el hospital no es la cifra de pacientes externos que nos llegan, sino el contagio entre los propios trabajadores/as e, incluso, es probable que de trabajadores/as a pacientes.

Para colmo, y siempre a nuestro juicio, una vez detectados los casos positivos entre trabajadoras/es, la aplicación del protocolo de “contacto estrecho” a todas sus compañeras/os (que conlleva cuarentena en domicilio durante 14 días e IT) se ha llevado a cabo de forma excesivamente restrictiva, manteniéndose en activo a personas que, en nuestra opinión, deberían haber sido remitidas inmediatamente a sus domicilioscon las indicaciones propias del contacto estrecho sin protección. 

Frente a esta notable expansión de los casos contacto entre nuestro personal del hospital resulta urgente:

  • Refuerzo notable del servicio de Medicina Preventiva (actualmente desbordado), si fuera preciso con personal proveniente de los Centros de Salud y posibilitando su apertura en todos los turnos de trabajo. Sin esa medida no se podrá seguir afrontando el ritmo creciente de demanda asistencial por parte de las trabajadoras/es del hospital. 
  • Refuerzo también de las unidades de Inmunología, Microbiología y de toma de muestras para la realización de pruebas, garantizando igualmente su apertura en todos los turnos. 
  • Y habilitar con urgencia la posibilidad de realizar test rápidos a todos los posibles casos y contactos que se produzcan entre el personal. Es urgente avanzar en esta dirección y las pruebas deben realizarse a todos los contactos, haya sido el caso original paciente o compañera/o, se hayan prestado o no cuidados y se presenten o no se presenten síntomas. Es la única opción si no queremos dejar el hospital vacío en unos días o convertirlo en un foco constante de posibles contagios.

Sexto. Que la ridícula decisión de distribuir una mascarilla por semana, junto a la falta de aplicación del resto de medidas ya citadas, constituyen una clara muestra, a nuestro juicio, del FRACASO ABSOLUTO DE LA ESTRATEGIA DE LA DIRECCIÓN Y DE TODOS LOS RESPONSABLES DE SALUD para contener la expansión del virus entre el personal de los centros sanitarios, con todos los efectos colaterales que ello tiene.

Séptimo. Que, así mismo y por lo que respecta a nuestro hospital, dicho fracaso no es sino el resultado de un modelo de gestión de la crisis absolutamente autoritario yprepotente, donde la opinión directa del personal y de sus representantes no ha importado absolutamente para nada, tratándosenos a todas/os como elementos que únicamente debemos escuchar y obedecer.

No son, éstas, circunstancias para reclamar responsabilidades, pero no cabe duda de que, pasada esta crisis, llegará el momento de exponer con claridad todo lo que está sucediendo y acometer de una vez todos aquellos cambios de cargos directivos y responsables políticos que la realidad está pidiendo a gritos y que tanto nos urge a todas las trabajadoras/es de la sanidad pública.

Cádiz, a veintiuno de marzo de dos mil veinte.

SECCIONES SINDICALES DE AUTONOMIA OBRERA Y CGT DEL HOSPITAL PUERTA DEL MAR (CÁDIZ)

facebooktwitter