LEJIA DE BAÑOS “CHARI” PARA LIMPIAR UN HOSPITAL

El pasado miércoles por la tarde se acabó en el hospital “Puerta del Mar” el limpiador desinfectante que utiliza la nueva adjudicataria UTE LISAN para la limpieza de suelos en nuestro centro y del que todas las semanas entrega a cada trabajadora dos botellas de un litro (previa firma de “recibí” y requerimiento de la máxima duración posible). Como consecuencia de ello, y como no podía ser de otra forma, la cantidad de productos utilizada ayer jueves y hoy viernes por las limpiadoras de mañana en la mayoría de las plantas ha sido ínfima y muchas de ellas se las han visto y deseado para no tener que limpiar únicamente con agua.

Ante el evidente caos que se avecinaba por la falta absoluta de productos para limpiar el suelo, la empresa ha intentado “salvar” la situación repartiendo diversos productos alternativos, entre los que figura una repentina remesa de lejía “CHARI”, de la que adjuntamos foto y que, al tratarse de un específico producto para baños domésticos, resulta, en nuestra opinión, totalmente inadecuada para la limpieza de superficies de dependencias hospitalarias.

 

FOTO LEJIA CHARI

Además de recortar en productos de limpieza, UTE LISAN sigue, como no, recortando también en plantilla y en derechos del personal. En materia de plantilla ya hemos denunciado en varias ocasiones que la nueva empresa no ha sustituido este verano ni a una sola de las trabajadoras que se han marchado de vacaciones, lo que se ha traducido en una sobrecarga muy notable de trabajo para el personal que queda en el hospital y en un descenso muy sensible de los niveles de limpieza, ya de por sí reducidos desde la llegada de la nueva adjudicataria.

En cuanto a la cobertura del grave déficit de personal que se padece en fines de semana, la empresa sigue haciendo oídos sordos a la exigencia constante de más contrataciones que se le vienen haciendo desde el comité y los sindicatos abajo firmantes, recurriendo, en su lugar, a todo tipo de artimañas y despropósitos para completar la plantilla necesaria. Así, y después de que la Inspección de Trabajo de Cádiz les advirtiera sobre la ilegalidad de cambiar forzosamente los turnos de trabajo al personal de lunes a viernes para que viniese a trabajar en fines de semana, UTE LISAN no ha tenido otra ocurrencia que la de duplicar al personal de fines de semana su jornada de trabajo diaria. Así, a las trabajadoras de fin de semana que tienen que realizar su jornada normal de 7 horas de tarde les hace venir otras 6 horas de mañana para cubrir la falta de personal en ese turno; mientras que al personal que trabaja 7 horas en su turno de mañana les hace quedarse otras 6 por la tarde con el mismo fin. Es decir, jornadas de 13 horas diarias para todo el personal de fines de semana.De esa forma consiguen que una plantilla fija de 18 personas trabaje en total como si fueran 36, aunque sea a expensas de jornadas extenuantes y una sobrecarga de trabajo brutal.

Por si todo ello no fuera bastante, este mes ha vuelto a haber problemas con las nóminas y 4 personas se han quedado sin poder cobrar sus salarios por problemas puramente administrativos. Para poder pagarles, la empresa emitió los correspondientes cheques, que ayer ya estaban preparados en Jerez. Visto el evidente atraso que ya llevan en el pago, lo normal habría sido que ayer mismo por la mañana alguien de la empresa los hubiese traído a Cádiz para entregarlos a las trabajadoras que permanecían sin cobrar. Pero UTE LISAN adujo que no disponía de personal para poder trasladarlos, así que las trabajadoras tendrán que esperar otro día más (hasta hoy viernes por la mañana) para poder cobrar unos salarios que deberían haber percibido hace ya más de una semana. Si increíble resulta que aún hoy la nueva adjudicataria siga cometiendo errores con la realización de las nóminas, más increíble aún resulta que, en los tiempos que corren, no sean capaces de hacer llegar cuatro simples cheques de Jerez a Cádiz en una mañana.

 

Visto lo visto, resulta increíble que, a una empresa tan absolutamente ineficiente en algo tan simple como lo descrito, el SAS haya tenido el valor de adjudicarles algo tan complejo como la limpieza, higiene y desinfección de la red de centros sanitarios públicos de toda una provincia. Así se explica que para limpiar el hospital se queden sin productos y no se les ocurra otra cosa, obviamente, que recurrir a la lejía de baños “Chari”.

facebooktwitter