EL Puerta del Mar, se queda sin ropa de camas.

Durante las dos últimas semanas, todo el personal sanitario del hospital Puerta del Mar de las unidades de hospitalización se las ha visto y deseado para ejecutar de forma medianamente aceptable una tarea tan básica como la de cambiar la ropa de cama de los pacientes, algo que, como mínimo, debe realizarse todos los días al menos una vez por paciente. Y la causa, también esta vez (como en tantas otras ocasiones), no ha sido otra que la del notable desabastecimiento que hemos sufrido del material necesario para hacerlo, es decir, sábanas, fundas de almohada, etc., provocada por la acumulación de diversas averías importantes en la ya obsoleta maquinaria de nuestra lavandería en Zona Franca. La carencia ha llegado a ser tan elevada que algunos cargos intermedios han tenido que dar instrucciones al personal para que no se cambiasen a diario las fundas de almohada o aquellas sábanas que no estuvieran muy sucias o deterioradas. Los principios de higiene personal más básicos pasaban así a un segundo plano ante la necesidad de adaptarse a la falta repentina y masiva de ropa limpia

.

GRAVE FALTA DE ROPA DE CAMA EN EL HOSPITAL PUERTA DEL MAR

Las averías de la Lavandería que han provocado (de nuevo) esta grave falta de ropa en nuestro centro comenzaron hace dos semanas en la zona del túnel de lavado, donde dejó de funcionar adecuadamente el ordenador que regula los procesos de lavados de las diferentes prendas. La avería (que no es la primera vez que se produce) tardó en resolverse, al parecer, una semana, requiriendo para ello la presencia de técnicos especializados.

Cuando al cabo de una semana se resolvió ese problema, comenzó a fallar el sistema de calderas que provee de agua y vapor a todas las instalaciones de la lavandería; y también volvieron a fallar las máquinas que más averías sufren de todo el servicio, que son las calandras o grandes rulos donde se plancha la ropa de cama que llega finalmente a nuestros hospitales. Durante casi dos semanas, en suma, la lavandería de Zona Franca ha permanecido sumida en una especie de semicaos por la acumulación de averías.

Si se repasan los archivos y hemerotecas, se observará sin dificultad que tanto los abajo firmantes como otras organizaciones sindicales de nuestro hospital hemos denunciado ya en multitud de ocasiones la desmesurada antigüedad de las máquinas e instalaciones de nuestra lavandería, así como las constantes averías que sufren no ya de forma ocasional (como siempre dice la dirección), sino completamente a diario (véase, al respecto y por ejemplo, nuestra nota del pasado mes de julio de 2019).

Además, y como también se ha denunciado ya muchas veces, los niveles de rendimiento que la dirección y el SAS le exigen a esas anquilosadas instalaciones no han dejado de crecer durante los últimos años, de tal modo que una lavandería inicialmente construida para lavar sólo la ropa del hospital Puerta del Mar, hoy en día también tiene que lavar y preparar (por

los cierres de lavanderías emprendidos por el anterior gobierno de la Junta) toda la ropa del hospital de Puerto Real, del Hospital de San Carlos y de todos los centros de la Salud del distrito Bahía de Cádiz, así como una gran parte del Hospital de Jerez. Algo casi inasumible que sólo se logra gracias al enorme esfuerzo de su personal, que no sólo tiene que soportar una carga de trabajo creciente, sino que además lo hace en unas condiciones de trabajo muy duras: calor sofocante, ruido ensordecedor, trabajos en bipedestación permanente, etc.

Para colmo (y en esto reside otra importante causa de la falta de ropa en nuestro centro), el protocolo de funcionamiento impuesto por dirección en la Lavandería tiene establecido que la primera ropa que debe lavarse y salir todos los días es precisamente la de los centros externos (Puerto Real, Jerez, San Carlos y Centros de Salud), de tal modo que lo normal en nuestra lavandería es que toda la ropa de esos centros se lave por las mañanas y la del hospital se lave y prepare por las tardes. ¿Qué ha sucedido entonces estos días de averías masivas de las maquinarias?, pues que, como esa orden de prioridades no se ha cambiado, ni los responsables han tenido la prudencia de ordenar lavar una parte proporcional de todos los centros sucesivamente, la ropa de los centros externos que, por las averías, no se alcanzaba a lavar totalmente de mañana se lavaba también de tarde, reduciéndose así de forma muy grave el tiempo disponible para lavar la ropa del hospital Puerta del Mar. Así, al final de cada jornada la mayor carga de ropa que quedaba sin lavar era, inevitablemente, la del hospital Puerta del Mar.

Cuando el pasado verano los sindicatos abajo firmante nos reunimos por primera y única vez hasta ahora con la Delegada Provincial de Salud de Cádiz, una de las primeras peticiones que le pusimos sobre la mesa fue, precisamente, la urgente necesidad de una lavandería totalmente nueva y, por supuesto, pública. Desde entonces hasta la fecha nada se ha sabido a ese respecto y mucho nos tememos que ni siquiera se hayan llegado a plantear esa necesidad. Seguramente prefieran esperar sentados a que la lavandería acabe derrumbándose sola por obsoleta y así poder justificar la privatización del servicio, esa práctica que tanto le ha encantado siempre a todas las derechas políticas.

Desde Autonomía Obrera y CGT del Hospital Puerta del Mar, volvemos a exigir, por tanto, a los responsables del centro y a la Delegación Provincial de Salud que de una vez por todas dejen la estrategia de poner parches en el servicio de lavandería y empiecen a TRABAJAR DE VERDAD Y DE FORMA SERÍA POR LA CONSTRUCCIÓN DE UNA NUEVA LAVANDERÍA PÚBLICA, CON MAQUINARIA COMPLETAMENTE NUEVA Y CON MÁS ESPACIO Y PERSONAL PARA ATENDER A TODOS LOS CENTROS SANITARIOS PÚBLICOS QUE SE PRECISEN.

Cádiz, 21 de febrero de 2020.

SECCIONES SINDICALES DE C.G.T. Y AUTONOMÍA OBRERA

DEL HOSPITAL PUERTA DEL MAR

facebooktwitter