CAMPAÑA DE ALTAS FORZOSAS POR INSPECCIÓN EN PLENA CRISIS DE FALTA DE PERSONAL EN CENTROS DEL SAS

Desde las Secciones Sindicales de Autonomía Obrera y CGT queremos denunciar públicamente la inaceptable campaña  de altas médicas forzosas que la Unidad Médica de Valoración de Incapacidades de la Delegación de Salud de Cádiz viene llevando a cabo de forma masiva desde primeros del presente mes de octubre.

La campaña se ha centrado de forma exclusiva (y vergonzosa) en el colectivo de trabajadoras/es del SAS y el punto álgido de la misma tuvo lugar el pasado 11 de octubre cuando varias decenas de trabajadores/as del SAS (más de 50, al menos) recibieron el alta médica forzosa por Inspección con esa misma y coincidente fecha.

Aparte de su carácter masivo (y, por tanto, claramente premeditado e indiscriminado), el aspecto más intolerable de lo sucedido reside en que todas las altas enviadas por inspección a los médicos/as de cabecera fueron emitidas, al parecer, sin ningún tipo de citación, ni exploración previa del personal afectado y, por tanto, sin disponer de un conocimiento real y objetivo sobre el verdadero estado de salud de todas y cada una de las trabajadoras/es a quienes se les impuso el alta médica.

De confirmarse lo anterior (y todos los testimonios de afectados/as recogidos hasta el momento así lo indican), nos encontraríamos ante una forma de actuar de la Inspección de la Delegación de Salud de Cádiz que vulnera claramente la normativa de aplicación en materia de emisión de partes de baja y alta, que se recoge, esencialmente, en el Real Decreto 625/2014, de 18 de julio (por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración), cuyo art. 5, referido a las Declaraciones médicas de alta en los procesos de incapacidad temporal, señala con toda claridad en su apartado 1 lo que sigue: “Los partes de alta médica en los procesos derivados de contingencias comunes se emitirán, tras el reconocimiento del trabajador, por el correspondiente facultativo del servicio público de salud. En todo caso, deberán contener la causa del alta médica, el código de diagnóstico definitivo y la fecha de la baja inicial. Asimismo, los partes de alta médica podrán también ser extendidos por los inspectores médicos del servicio público de salud, del Instituto Nacional de la Seguridad Social o, en su caso, del Instituto Social de la Marina, tras el reconocimiento médico del trabajador afectado”

Como se ve, la campaña de emisión masiva de altas médicas llevada a cabo por el Servicio de Inspección de la Delegación de Salud vulneraría abiertamente el requisito básico del reconocimiento previo del trabajador/a en incapacidad temporal, por lo que no podemos sino concluir que, con esta campaña, la Inspección ha incurrido, a nuestro juicio, en una manifiesta actuación contraria a derecho.

Para colmo, esta evidente vulneración de la norma ha sido ejecutada por la Inspección justo en el momento en que todos los centros sanitarios públicos de nuestra ciudad padecen un gravísimo déficit de personal provocado por los recortes de la Junta, por lo que parece evidente que la masiva actuación inspectora pudiera responder a algún tipo de directriz política concreta emitida desde la Delegación Provincial de Salud o cualquier otra alta instancia de la Consejería de Salud, con el objetivo de paliar la falta de personal mediante altas médica forzosas.

De confirmarse todo ello, no cabe duda de que nos encontraríamos ante una manifiesta utilización política del Servicio de Inspección que vulneraría gravemente el principio de autonomía funcional por el que deben guiarse todas las actuaciones de dicho servicio, tal como establece, entre otras normas, el Reglamento de Ordenación de la Inspección de Servicios Sanitarios de la Junta de Andalucía.

Resulta lamentable, en cualquier caso, que un Servicio de Inspección y una Delegación Provincial de Salud cuyos objetivos esenciales, por su naturaleza, deberían centrarse en la promoción y la protección de la salud de la población (y, por ende, de todos los trabajadores/as) resulten ser paradójicamente quienes de forma tan brutal atenten contra el derecho a permanecer en situación de incapacidad temporal de aquellos trabajadores/as a quienes, sin reconocimiento previo alguno, se les obliga a reincorporarse a sus puestos de trabajo sin haber recuperado, aún, su capacidad laboral.

Por todo ello, desde las Secciones Sindicales de CGT y Autonomía Obrera exigimos el cese inmediato del responsable de la Unidad de Valoración Médica de Incapacidades, así como de la Delegada Provincial de Salud o de la correspondiente autoridad política que pudiera estar detrás de esta posible operación de altas médicas forzosas para cubrir con ellas la falta de personal que sufren los centros. Así mismo, reclamamos la reposición urgente en sus procesos de IT de todas aquellas trabajadoras/es a quienes se haya impuesto el alta médica sin reconocimiento previo por inspección.   

En Cádiz, a veintitrés de octubre de dos mil diecinueve.

SECCIONES SINDICALES DE C.G.T. Y AUTONOMIA OBRERA DEL HOSPITAL PUERTA DEL MAR (CÁDIZ)

facebooktwitter