6 LIMPIADORAS PARA TODO EL HOSPITAL PUERTA DEL MAR.

UTE LISAN BATE TODOS LOS RECORDS DE RECORTES DE LIMPIADORAS EN EL HOSPITAL “PUERTA DEL MAR”

hospitalpuertadelmarfachadaoct14-eu-800x400
Ayer sábado a las 14:00 h. las trabajadoras de limpieza del Hospital lloraban de impotencia y desesperación en la planta sótano antes de comenzar su jornada de tarde (de 14 a 21 horas). Si ya desde junio, cuando entró la nueva adjudicataria del servicio (UTE LISAN), vienen soportando una ínfima plantilla de 12 personas por turno en fines de semana, ayer sábado LISAN superó todos los records imaginables de recortes y dejó tan sólo 6 personas para limpiar todo el hospital en el turno de tarde: apenas una limpiadora por cada dos plantas y para todas las áreas quirúrgicas del centro; una absoluta locura que convirtió la limpieza del hospital ayer sábado en un caos completo.
Como resultado de ese brutal recorte de la plantilla habitual de fin de semana la limpieza de las habitaciones de pacientes tuvo que limitarse en la mayoría de las plantas a un repaso superficial de baños y retirada de bolsas de basura; suelos y pasillos quedaron sin poder limpiarse; el tiempo de demora desde que se realizaba una petición urgente al servicio de limpieza (por ejemplo, para recoger un vómito o limpiar una habitación para realizar un ingreso) y el momento en que se atendía llegó a oscilar entre las dos y tres horas; hubo retrasos de la actividad operatoria ante la imposibilidad de limpiar los quirófanos a tiempo; y las protestas y partes de incidencia del personal de enfermería y el supervisor de guardia del hospital no cesaron de producirse durante toda la tarde.
Lo sucedido ayer sábado fue otra expresión más (y no será la última, por desgracia) de la cicatería extrema y el desinterés absoluto por sus efectos con que la nueva adjudicataria, UTE LISAN, viene afrontando la ejecución del servicio de limpieza en nuestro centro. Han convertido el beneficio a cualquier precio en su principal meta a lograr y no parece importarles en lo más mínimo las negativas consecuencias que ello está teniendo en los niveles de limpieza del hospital ni en el grave riesgo que conlleva de provocar algún día una grave crisis higiénico-sanitaria en nuestro centro.
Y esa cicatería que denunciamos respecto a la dotación de personal puede hacerse extensiva también al terreno de los materiales de limpieza mínimos que se precisan. Las restricciones en este campo han dado paso en el Hospital “Puerta del Mar” a un fenómeno totalmente desconocido hasta la fecha que es el del autoabastecimiento. Por desgracia viene siendo ya habitual en nuestro hospital que muchos familiares de pacientes ingresados bajen a comprar a los comercios del entorno papel higiénico o jabón de manos para los baños de sus habitaciones, o que incluso asuman personalmente la realización de algunas de las actividades de limpieza que la plantilla no puede abordar por falta de los efectivos mínimos. Como también se ha convertido en común que algunas limpiadoras opten por traer ellas mismas de sus casas algunos productos de limpieza ante la manifiesta insuficiencia de los que la empresa les facilita.

 

Pero, si ya de por sí es grave que UTE LISAN genere con sus recortes todos esos problemas y haya llenado de suciedad nuestro centro, más grave aún resulta la insostenible actitud de tolerancia que respecto a todo ello está teniendo la dirección del hospital. A pesar de las protestas constantes de los cargos intermedios de nuestro centro (que son quienes viven a diario la realidad de los servicios), la dirección, al menos que sepamos, no ha sancionado todavía ni una sola vez a UTE LISAN. La dirección, que tendría que ser la primera en defender el centro ante el evidente incremento de la suciedad en todas sus instalaciones, ha decidido mirar para otro lado y permitir así que UTE LISAN pueda hacer y deshacer a su antojo con la limpieza del hospital.
Visto lo visto, resulta evidente que el nuevo modelo de contrato de limpieza ideado por el SAS (único para toda la provincia) se está confirmando como la mayor estafa política y de gestión perpetrada en los últimos años por la Junta contra los pacientes y las trabajadoras de limpieza de todos los centros sanitarios públicos y, de forma muy especial, respecto al Hospital “Puerta del Mar” de Cádiz. Se nos garantizó a todas y todos que la nueva fórmula de contrato iba a permitir reducir costes y mejorar el servicio, pero lo cierto es que la situación resulta cada día más desastrosa y que jamás nuestro centro han alcanzado unos niveles de suciedad tan evidentes como los que ahora sufre.
Desde Autonomía Obrera exigimos la dimisión urgente del equipo directivo del hospital (que son los mismos de la Plataforma Provincial de Contrataciones) que posibilitó este engaño, y que ampara cada día las actuaciones de UTE LISAN. Y exigimos también que con la mayor urgencia posible se pongan en marcha todos los mecanismos legales que sean precisos para retirar el contrato a esta empresa por resultar incapaz de garantizar los niveles de limpieza que se comprometió a ofrecer.
Alguien del SAS o desde la Junta tiene que poner remedio a este grave caos al que ya se ha llegado en nuestro hospital. No se puede lanzar la piedra y luego desentenderse del daño generado. Los riesgos de la falta de limpieza son acumulativos, es decir, se acrecientan con el tiempo, y cada día que pasa supone, por tanto, para nuestro hospital un paso más en la dirección de una crisis higiénico-sanitaria que acabará llegando de forma inevitable si nadie lo remedia antes.

Cádiz, ocho de noviembre de dos mil quince.

SECCIONES SINDICALES DE AUTONOMIA OBRERA Y C.G.T.
DEL HOSPITAL “PUERTA DEL MAR”

facebooktwitter